ASPECTO COMERCIAL E INDUSTRIALIZACIÓN

ASPECTO COMERCIAL

    En el renglón comercial, la principal fuente de ingresos la constituye la explotación pesquera: pescado fresco, congelado y procesado para su envío a los mercados nacionales y extranjeros. La actividad pesquera mueve otros importantes renglones vinculados a la exportación de nuestros mares como fábricas de hielo, astilleros, talleres mecánicos y refaccionarios. El movimiento marítimo y la pesca son considerados las principales fuentes generadoras de recursos.

Sin embargo, el turismo ha emergido con más fuerza en 1988 con nuevos hoteles, condominios, restaurantes, centros veraniegos y muchos otros negocios que se están fomentando a la sombra de la industria del paseo. En Semana Santa, meses de verano y fin de año, fluyen a este puerto familias y excursiones del país y del extranjero para disfrutar de nuestras playas, panorama marítimo y cocina progreseña a base de pescados y mariscos.

Existen en Progreso y puertos aledaños 15 hoteles incluyendo el moderno complejo Fiesta Inn Yucalpetén, y no menos de 20 entre los llamados balnearios y centros turísticos, incluyendo el parador construído en el antiguo parque Cházaro Pérez en el malecón, el centro vcacional del ISSSTE y el balneario popular siguen siendo los lugares más atractivos en la sección norte del puerto de abrigo, así como el hotel y balneario de la CTM por el rumbo de los corredores entre las calles 36 y 40.

Pese a las áreas pantanosas y pétreas, en el municipio de Progreso siempre se explotó el henequén al sur y al norte, las plantas propias de la costa como cocotero, chit y guano para la fabricación de escobas y techado de casas.

En otras zonas se explotan productos forestales como las hortalizas, leña y carbón. En la costa existen fundos salineros con un producto de muy buena calidad. En otras épocas la sal dio ocupación a muchos trabajadores.

La extracción de materiales para las obras ha prosperado mucho en los últimos años, propiciando la instalación de plantas con excelente equipo para procesar la materia prima que resulta de la misma con la cal, grava, gravilla, etc. Este es el renglón que impulsa también el transporte terrestre.

A ambos lados de la carretera Mérida-Progreso se observa mucha actividad en el fomento de granjas avícolas, apícolas, porcícolas y frutales, cuya explotación es otra fuente de ingresos para las familias del municipio.

Funcionan en Progreso 7 Agencias Aduanales y casas comisionistas, una de ellas sucursal en el Aeropuerto Internacional de Mérida. Además operan 150 tiendas de abarrotes, 30 restaurantes y loncherías, 15 lencerías, 15 ferreterías, 12 farmacias y 50 cantinas y salones de cerveza. Hay también 4 refaccionarias automotrices y 2 motos y bicicletas, 9 tiendas de autoservicio o supermercados, 3 papelerías, 6 proveedores de materiales de construcción y 4 marinos.

El panorama industrial ha dado lugar a la apertura de talleres para la reparación y mantenimiento de barcos y lanchas, automóviles, camiones, motocicletas y bicicletas, aparatos eléctricos, carpinterías, plomerías y electricidad en no menos de cien. También funcionan dos imprentas y expendios de leche popular.

El empuje comercial de Progreso ha permitido la apertura de 7 sucursales bancarias en este puerto.

Las oficinas recaudadoras de impuestos son: Aduana Marítima, Agencia de Hacienda del Estado y Tesorería Municipal.

El movimiento comercial ha impulsado también la modernización de los servicios de energía eléctrica y teléfonos con su microondas, así como el mantenimiento de los servicios de agua potable y gas butano.

El desarrollo del puerto en los aspectos mencionados ha permitido igualmente la instalación de otros servicios técnicos y profesionales y los centros médicos y de asistencia; ISSSTE, IMSS, Centro de Salud en Progreso y poblaciones del municipio, Enfermería Naval y el Centro Médico Americano (CMA) que es una institución particular.

Es por eso que en la actualidad, Progreso ha sido considerado como una ciudad en constante desarrollo, no solamente en el aspecto comercial sino también en el aspecto industrial, ya que debido a que en el puerto existen muchas familias con necesidad de un empleo, y tratando de resolver cada una de las necesidades del mismo, cada día avanzamos a pasos agigantados, tratando de satisfacer y de encontrar una solución a los problemas que afectan a la gente de este lugar.

 

INDUSTRIALIZACIÓN

    Debido a la emigración de numerosas familias por la crisis de los años cincuenta a consecuencia del bajo movimiento marítimo, se iniciaron gestiones para la instalación de factorías para mantener en este lugar a los hombres que salían para otras localidades. No se logró nada en concreto hasta que surgió la comercialización en mayor escala de los recursos pesqueros.

La pesca había sido un renglón inexplorado, ya que los individuos que se dedicaban a dicha actividad lo hacían para abastecer el mercado local, Mérida y embarcar una mínima cantidad salado.

En los años mencionados dos hombres de iniciativa: Abraham Friedman y Ezequiel Trejo C., se asociaron con un hombre conocedor de nuestros litorales: Luis Alonzo Paz, para hacer envíos de mero, y otras especies a la Ciudad de México, utilizando aviones cargueros que salían del aeropuerto internacional por las madrugadas. Primero se despachaba entero, luego descabezado y sin vísceras. Nuestro producto tuvo gran aceptación y fue el inicio de la era de oro de la industria pesquera.

La asociación de los Sres. Friedman, Trejo y Alonzo, abrió el camino en los años cincuenta para el auge de la industria pesquera. La creciente demanda de nuestras especies, especialmente el mero, fue incentivo para la gente de mar que antes empleaba equipo de viveros y cayucos y ahora barcos dotados con la maquinaria más moderna para la pesca y navegación.

En diversos puntos de la costa fueron establecidos campamentos que enviaba a Progreso el producto para ser despachado a los centros de consumo; además de los embarques por avión se enviaba el pescado a Veracruz por la vía marítima en neveras especiales. El sistema no dio los resultados que se esperaban y continuó despachándose el producto por la vía aérea.

En uno de los vuelos encontró la muerte el artista Pedro Infante Cruz, quien formaba parte de la tripulación de la nave que llevaba pescado de los Sres. Trejo y Friedman.

La empresa de éstos últimos, que se denominaba Productos Marinos del Sureste, prosperó todavía más con la asociación del Lic. Alberto Solís Pinelo, gran conocedor de la aviación. Su inclusión en la empresa permitió mejorar el equipo aéreo y consolidar el transporte de pescado por esa vía.

Inaugurada después la carretera costera a la Ciudad de México, la industria pesquera ensanchó sus horizontes con el transporte de pescado en mayor cantidad y a un costo menor por medio de camiones con cajas de aluminio y "termoking"; se dio impulso al transporte terrestre haciendo que surgieran otros empresarios dentro de la industria. Los vehículos llevaban la pesca a lugares tan distantes entonces como Browsville.

La costa de la península es pródiga en especies. En Progreso se procesa para enviar a los mercados nacionales y extranjeros el mero, huachinango, corvina, tiburón, langosta, camarón, pulpo, calamar y atún. El caracol ha estado en período de veda pero se espera con el tiempo industrializar el producto. El atún ha sido incluído hace tiempo en la pesca y aunque es de mares profundos, Progreso es el centro captor de ese y otros productos.

Una flota de barcos con sistema moderno de congelación arriba a nuestro puerto para levantar cargamentos de pescado procesado en filetes, empacado de manera impecable por las congeladoras. Las plantas no se estancan y cada día introducen nuevos procedimientos conforme a las demandas del consumo. Lo último es el "Cobra Línea".

Según datos oficiales operan 33 plantas procesadoras de productos pesqueros en el Estado, con capacidad para 474 toneladas diarias, dos de ellas, en Yucalpetén, tienen capacidad para 50 toneladas diarias, para filetear, empacar y consevar.

En el estado operan más de 500 naves mayores y 1727 consideradas menores o de pesca costera. La producción anual es de más de 500 millones.

Otros datos tomados de distintas fuentes indican que en Progreso se operan 421 embarcaciones con 4119 marinos y 12 congeladoras. En Chicxulub Puerto y Chelém hay más de 200 lanchas con más de 400 trabajadores.

Funcionan tres varaderos privados y 6 fábricas de hielo. Han surgido otras industrias afines como talleres de mecánica, soldadura, carpintería, tornillerías y centros surtidores de refacciones y combustibles. Se calcula que por todo, 20,000 personas viven de la industria pesquera. Ha surgido una gran planta denominada Astimex para la construcción de barcos muy modernos y avanzados.

Progreso está considerado en la actualidad el centro pesquero más importante del Sureste donde operan barcos camaroneros, huachinangueros, pulperos y atuneros, además de los de escama. Los Señores Pardío Sosa introdujeron la industria de enlatado de caracol pero no prosperó por diversos factores.

Progreso, ya se dijo se ha constituido en el PRINCIPAL CENTRO PESQUERO DEL SURESTE; es la base, incluso, de barcos que se dedican a la captura de tiburón y de ricas especies en otros mares. Disminuyó el movimiento portuario en comparación con otras épocas pero con el Puerto de Abrigo Yucalpetén, inaugurado el 1ro. de Junio de 1968, alcanzó gran auge en la exportación de recursos del mar.

De los botes, cayucos y viveros, la industria ha llegado a la era moderna de los barcos nodriza con lorán, ecosonda, radar y sistemas computarizados, para el mayor aprovechamiento de nuestros mares. Por otra parte, la flota ribereña se moderniza con motores fuera de borda sistema diesel.

La industria ha impulsado otras fuentes como la construcción de barcos de fibra de vidrio y de hierro tipo Zena y Astimex, aperios de pesca, fabricación de piezas para motores y otros implementos donde encuentran ocupación profesionales, técnicos y trabajadores. En los últimos años incluso se han construído barcos incluso en la ciudad.

La actividad pesquera (escama, pulpo, langosta, tiburón, etc.) ha descongestionado la población campesina de otros lugares del Estado, pues cada día es mayor el número de trabajadores que se incorpora al buceo de langosta que es muy productiva, previa preparación en el CECAPEY (Centro de Capacitación Pesquera de Yucatán), la Secundaria Técnica Pesquera, y CETMAR (Centro de Estudios Tecnológicos del Mar), que son los centros donde se prepara el hombre para las actividades del mar. Lo último en el panorama pesquero es el proyecto de CETMAR para establecer criaderos de camarón en la costa.

El mar es una fuente de riqueza muy grande, es por eso que el hombre ha logrado encontrar en él su modo de subsistencia, en la actualidad, podríamos decir que la gente de Progreso, vive de lo que el mar puede proporcionarles, la pesca juega un papel preponderante en la vida de los Progreseños, ya que de esta forma nuestra gente ha encontrado en el mar un medio seguro para satisfacer sus necesidades económicas.