CIUDADANOS DISTINGUIDOS

  1. Don Manuel Lizama Villafaña
  2. Don Gabriel Escalante Lara
  3. Don Miguel G. Guitiérrez
  4. Don Arturo Iturralde de Barrera

    Son muchos desde luego los ciudadanos que en el aspecto económico, material, social y cultural, y quienes por sus luchas figuran en la historia; pero por ser muy larga la lista nos concretamos a señalar a los hombres que dejaron por sus obras una imagen permanente.

 

DON MANUEL LIZAMA VILLAFAÑA

    Hijo de los estimables esposos de Manuel F. Lizama y doña Victoria Villafaña, en abril de 1888 se establece en Progreso procedente de Temax, acompañado de su esposa Rudesinda Sierra e hijos. Por sus inclinaciones al periodismo se hace cargo de la redacción del semanario. El Faro que desde hacía tres años editaba los talleres del mismo nombre Don Domingo Cantón Moreno; posteriormente el Sr. Lizama Villafaña publicó bajo su dirección el periódico "El Horizonte" que fue la continuación de El Faro. La redacción de la revista estaba a cargo de Don Manuel y Don Carlos R. Méndez y entre los colaboradores figuraban los Sres. Rodolfo y Antonio Menéndez de la Peña, Lic. Santiago Irigoyen, Manuel Acevedo, Narciso Cepeda y Tomás O. Waterland.

El Horizonte ofrecía material muy variado, fue una publicación muy bien informada con noticias, variedades historia y literatura con tendencias libertarias y juristas en el más amplio sentido de la palabra. Luchó incansablemente por el mejoramiento cívico y moral de la población y presto a denunciar en todo momento los atropellos y anomalías.

Don Manuel Lizama Villafaña fue temporalmente presidente del cabildo y jefe político de Progreso. Apasionado de la enseñanza, impartió diversas cátedras en las escuelas oficiales y pugnó porque los exámenes fuesen públicos. Presidió juntas patrióticas, cívicas y deportivas e improvisaba con facilidad discursos y composiciones poéticas; fue vibrante y emotivo orador y en 1889 editó en los talleres de El Faro, un libro titulado "Versos". Hombre de convicciones libres y apegado a la justicia e idealista, abandonó Progreso por razones políticas en 1897 para radicar en la Ciudad de México, en donde continuó preparándose pese a su edad ya que con más de 40 años ingresó a la Escuela Homeopática para graduarse en 1904 como médico cirujano homeópata; su tesis fue premiada con medalla de oro en la Exposición Universal de San Luis Misouri por mérito científico; se incorporó luego al cuerpo docente de la Escuela Nacional y falleció en la misma ciudad en Septiembre de 1917.

 

DON JOSE GABRIEL ESCALANTE LARA

    Nació en la ciudad de Mérida en 1856, hijo de los esposos Don José Gabriel Escalante y Doña Candelaria Lara; de su matrimonio con Doña Rosa Patrón Martínez nacieron sus hijos José Gabriel, Rosa, Luis, Julio, Camilo y Carlos. Hombre celoso en el cumplimiento de sus deberes y esposo ejemplar, en 1883 radicó en este puerto para laborar en la negociación E. Escalante y luego se hizo cargo del departamento de correspondencia y contabilidad de la casa comisionista del Sr. Alberto Morales Sucs. Por competencia y honorabilidad varias empresas extranjeras le encomendaron la atención de sus asuntos. Constituyó la Compañía Alijadora Yucateca, S.A. y fue el fundador de la Compañía Muelles y Almacenes del Comercio. Al iniciarse el presente siglo fundó la Agencia Mercantil a la que asoció a sus hijos José Gabriel y Luis, así estableció la empresa que luego cambió por la razón social de Agencia Mercantil y Marítima S.A., llegó a controlar la mayor parte del movimiento marítimo del puerto.

Hombre de gran visión, pugnó por el mejoramiento del puerto y en varias ocasiones fue designado presidente del H. Ayuntamiento y fue también diputado al Congreso del Estado en la administración del Sr. Olegario Molina, puestos en los que renunció a sus honorarios para diversas obras, entre las cuales, para la construcción del Hospital O’Horan, en un gesto que le mereció las simpatías de la localidad.

Impulsor del progreso de la localidad, el Sr. Escalante Lara contribuyó para la instalación de la primera planta eléctrica, para la construcción del primer parque de recreo denominado Zaragoza (hoy Independencia), la fundación de la banda de música, la colocación del reloj público y el sostenimiento de un colegio de niños que llevó su nombre, fundado por los Profres. Filemón Villafaña Farfán y Olegario Novelo; fue asimismo fundador del Hospital de Caridad en este puerto y destacó como un hombre emprendedor y generoso.

Honrado con los nombramientos de Cónsul general de Bolivia y Canciller del viceconsulado de Noruega y Suecia, el Sr. Escalante Lara estuvo siempre al servicio de la sociedad; falleció en este puerto rodeado de familiares y amigos y llorado por el pueblo.

 

DON MIGUEL G. GUTIERREZ

    Dedicado desde muy joven a las actividades comerciales, por su honestidad y dinamismo, figura de manera señalada en el movimiento social y político del puerto; su solvencia lo hizo acreedor a representar a las más importantes firmas comerciales incluyendo la suya que fue de gran prestigio en el país y extranjero.

Don Miguel fue gran impulsor de las actividades culturales y recreativas, presidió el club de los 13 de grata memoria y en 1921, cuando el Teatro Principal adquirido por la sociedad estaba a punto de perderse por una hipoteca, el dio la pauta para que el inmueble fuese adquirido por el Ayuntamiento y puso a su disposición acciones por valor de siete mil pesos. Otros ciudadanos emularon su actitud donando acciones para rescatar el hermoso teatro que fue construido con un costo de $110,910.00 cuya valiosa arquitectura todavía puede admirarse.

En el campo de la política, Don Miguel dejó honda huella y sus actitudes son dignas de recordarse; en los años veinte, siendo alcalde, por las precarias condiciones económicas de las arcas, donó sus honorarios para ser empleados en la pavimentación de calles y otras mejoras que reclamaba el puerto. El cuerpo edilicio secundó su ejemplo demostrando que a los puestos públicos se llega para servir al pueblo y no servirse de ellos... La mano de Don Miguel se vio en muchas obras para bien de sus pobladores y por eso se le recordará siempre con cariño.

El al igual que los demás impulsó el progreso y desarrollo del puerto, siempre se preocupó por mejorar las condiciones del lugar, fue un hombre trabajador y con convicción; siempre se esforzaba por hacer las cosas bien y nunca desistía de sus decisiones, es por eso que hoy nosotros recordamos y valoramos su esfuerzo y dedicación en beneficio de la gente de la localidad y nos sentimos orgullosos de haber tenido en Progreso hombres valientes como él.

 

DON ARTURO ITURRALDE BARRERA

    Hombre alegre y generoso, dinámico y amigable, Don Arturo fue un ciudadano polifacético que demostró entusiasmo y acción en una gran variedad de obras.

Impulsor de las actividades culturales, deportivas y marítimas, hace más de medio siglo, al frente de un grupo de progreseños bien nacidos consiguió la apertura de la primera escuela secundaria de esta localidad denominada Carlos Marx, plantel en el que prestaron sus servicios al iniciar sus actividades los maestros César Priego, Salvador Lizarraga, Ernesto Solís Puente, Carmen Iturralde Barrera y otros que se recuerdan con verdadero afecto.

En la fase deportiva, fomentó el atletismo, ciclismo, natación, patinaje y otras ramas. Fue miembro de varias sociedades coreográficas y artísticas; por su popularidad fue bautizado como el mote "Cochumbo" Iturralde, expresión que lo hizo penetrar más en el cariño del pueblo.

Conocedor de las actividades portuarias en las que se inició desde muy joven, Don Arturo imprimió grandes avances en la navegación de cabotaje; durante la Segunda Guerra Mundial fue uno de los promotores de la flota "Mosquito" que permitió descongestionar el transporte marítimo de aquellos tiempos; fue prácticamente el mayor impulsor del p uerto de Chicxulub y su recuerdo está vivo, ya que muchas de sus obras perduran.